Lo bueno tarda en llegar.

Te amo por lo que fui y lo que me convertí. Porque sin ti nunca hubiera logrado volar tan alto. Porque gracias a ti me di cuenta de mi potencial. Porque estuviste en cada una de mis caídas y nunca dejaste que me quedara tirada. Porque me diste más amor del que podías dar. Porque me cuidaste y me comprendiste cuando más lo necesitaba. Porque fuiste tú y me enseñaste a ser yo.


Lo siento por el sufrimiento. Lo siento por no quedarme para siempre cómo te lo había prometido. Por al final dejar que nuestros caminos se separaran. Por jurarte amor eterno y no haber podido cumplir mi palabra. Por haber planeado un futuro a tu lado, sin saber que esto iba a pasar. Por poner un fin que ninguno de los dos veía venir. Por tener que dejarte ir.


Por favor perdóname, pero perdóname de verdad. Sé que por el momento no lo vas a poder hacer, pero yo sé que con el tiempo vas a entender. Perdóname por dejarte crecer solo. Perdóname por no cumplir mis promesas. Perdóname las veces que sean necesarias hasta que ese corazón tuyo sane. Porque por cada perdón, poco a poco, se va desarrugando el corazón.


Gracias. Mil gracias. Gracias por ser un gran amor. Gracias por tu apoyo y por siempre decirme que sí puedo. Gracias por dejarme soñar en grande y nunca juzgarme. Gracias por siempre hacerme sentir segura. Gracias por siempre amarme a pesar de todo lo incomprensible. Gracias por cada recuerdo que creamos durante varios años. De verdad gracias por todo.


Ahora me toca a mi. Me toca reconciliarme conmigo y perdonarme. Me toca decirme todas las noches estas palabras. Te amo. Lo siento. Por favor perdóname. Gracias. Porque estoy en proceso de corregir, restaurar y mantener. Porque lo que uno piensa, es lo que crea, y quiero hacerlo en grande. Porque lo que uno siente, es lo que atrae. Y lo que uno imagina, es en lo que uno se convierte. Y estoy segura de la persona en la que me estoy convirtiendo, solo que lo bueno tarda en llegar.

25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo