En el corazón y en el alma.

Quiero pedirte perdón por todas las veces que me has avergonzado. Por todas esas críticas que te dije sin ser constructivas. Por cada palabra hiriente que salió de mi boca. Por mutilarte y castigarte cómo si alguna vez me hubieras hecho algún daño. Cómo si no fueras el responsable de todas mis victorias.


Porque esas piernas que a veces odio, son las que me han llevado a todos lados. Porque mi problema no es mi peso, sino mi falta de autoaceptación. Porque es más fácil culpar a mi cuerpo, que asumir la responsabilidad de mi falta de amor. Porque gracias a el veo, escucho y siento. Porque es un templo que por mucho tiempo decidí destruir, pero que hoy quiero volver a construir.


Perdón por nunca conformarme y siempre querer cambiarte. Por ingerir cualquier invento esperando llegar a esa belleza inalcanzable. Por siempre querer editarte, como si tuviera que cambiarte. Por todas esas veces que te deje hambriento, cuando en realidad siempre fuiste perfecto.


Me disculpo con mi cuerpo, porque creo que ahí es donde comienza un nuevo proceso. Porque estoy cansada de culparlo por los malos ratos.  Porque una talla nunca va a definir mi valor, así cómo un tatuaje en mi piel no va a cambiar quien soy. Porque al final no importa un buen cuerpo o una buena cara. Al final en lo que hay que trabajar es en el corazón y en el alma. 

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2021 por Linda Ramos.

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Spotify
  • iTunes