Del mismo corazón.

Las familias compuestas son prueba de que sí existen las segundas oportunidades y que con amor todo se puede. Que no siempre la primera vez todo nos va a salir bien. Y que con mucho esfuerzo todo se puede volver a mantener de pie. Pues bueno, hoy quiero hablar de la que hizo todo eso posible. La que me demostró que lo biológico es lo último que vuelve a alguien mamá. Y que su papel va más allá de ser un padre, porque ella tomó la decisión de quererme y cuidarme.


Porque desde el día que la conocí supe que ella era de esas de quedarse y nunca dejar derrumbarse. Porque la he visto pelear un sin fin de batallas y nunca dejar de ganarlas. Porque aunque a veces ya no quiere, continúa por todos los que ya no pueden. Porque aunque no me dio la vida, la vida misma decidió ponerla en la mía.


Feliz día a ti que decidiste llenar los espacios vacíos en mi corazón y no los zapatos de mi mamá. Que decidiste ser ese colibrí dispuesta a nunca dejar de aletear. Porque el ser mamá requiere amar y es lo único que siempre nos das. Porque no somos ni de la misma carne o hueso, pero si somos del mismo corazón y creo que vale más eso.

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2021 por Linda Ramos.

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Spotify
  • iTunes