Cuando más duele es cuando se está a punto de sanar.

Yo sé que nunca me voy a poder imaginar por lo que has pasado. También sé que eso es porque tú mismo lo has evitado. Pero solo quiero darte algunas palabras de aliento, porque no estás solo, y todos merecemos saber el amor que tenemos.


Quisiera empezar mis oraciones con “quiero que entiendas…” o “quiero que hagas…” pero siento que es una de mis tantas maneras de imponer lo que realmente te deseo. Lo que realmente te quiero decir es con el corazón en la mano. Porque en realidad mis palabras van más allá de querer imponer, porque en realidad van a lo que deseo puedas encontrar. Paz y felicidad.


Te deseo de todo corazón que logres arrancar todo lo que le hace daño a tu corazón. Que cuando saques cada tumor, esos vacíos no los llenes como antes. Esos vacíos emocionales, que algunos llenan con comida, otros con sustancias, y hasta con otras personas, tú logres llenarlos con amor propio. Con el amor que día con día tratamos de sembrarte todos a tu alrededor.


Que como dice Cortázar, a veces van a ardernos los labios y los ojos, nuestras narices se van a hinchar y lloraremos y querremos extinguirnos. Deseo que tú logres mantenerte prendido, encendido. Que dejes atrás todos tus remordimientos, tus sombras, tu pasado. Que entiendas que todas las personas que te hicieron daño no se dieron cuenta de la gran persona que estaban forjando.


Espero que logres desintoxicarte, dejar todo lo malo atrás, sanar tu alma. Ahora solo busca lo que te traiga calma para que cuando vuelvan esas tormentas tú sepas que son pasajeras. Si es necesario cambia de libro en vez de cambiar solo de página. Es momento de que seas feliz, de que ames cada una de tus cicatrices.


Como escribió Nicolás Andreoli, “tienes que seguir luchando. Con el corazón en la mano, cansado y en pedazos. Seguir entregando el alma en cada abrazo. Porque de eso se trata la vida, de irnos transformando, de irnos superando.” Para ti, que estás atravesando este momento difícil, solo quiero decirte que te voy a amar desde antes, durante y después de esto. Y que aguantes, porque cuando más duele es cuando se está a punto de sanar.

51 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo